Super Lawyers
Illinois State Bar Association
Justia Lawyer Rating
Million Dollar Advocates Forum
Avvo Rating
BBB Accredited Business

Accidentes en el Lugar de Trabajo Causadas por Entrenamiento de Seguridad Inadecuado

Mientras que la mayoría de los accidentes en el lugar de trabajo son el resultado de un ambiente de trabajo inseguro y la omisión de los empleadores de proporcionad equipamiento de seguridad adecuado o dar las advertencias necesarias, la correlación entre entrenamiento del empleado y el riesgo de accidentes es, generalmente, pasado por alto.

Si un empleado lesiona involuntariamente a uno de sus compañeros, es fácil catalogar a ese trabajador como negligente, imprudente e irresponsable, pero también es posible que el empleado jamás haya recibido entrenamiento de seguridad o que carezca de las credenciales necesarias para realizar las funciones de su trabajo de manera segura. Si la educación puede reducir el número de lesiones ocurridas en un trabajo, los empleadores necesitan asegurarse de que proporcionarán entrenamiento en el curso del trabajo en temas relacionados con seguridad.

Cómo la Falta de Entrenamiento Incrementa el Riesgo de los Accidentes en el Lugar de Trabajo

Las personas que cuentan con poco o nada de entrenamiento son un peligro para ellos mismos y aquellos con quienes están trabajando, y esto no es porque elijan serlo o actuar negligentemente siendo conscientes de ello. Hay muchas formas en las que un entrenamiento puede incrementar el desempeño y reducir los riesgos de lesiones, así como hay muchas formas en las que la falta de entrenamiento adecuado puede crear un desastre. A continuación, listamos algunas de las formas en las que el entrenamiento adecuado está ligado a la reducción de riesgos de lesiones.

  • Los empleados no están calificados para sus puestos. Mientras que el entrenamiento durante el trabajo es una herramienta educacional con valor inmensurable, los empleadores comúnmente tienen la urgencia de dejar a los nuevos empleados totalmente a su suerte. El permitir que el empleado “nade” o se “ahogue” respecto a su eficiencia en el trabajo puede ser peligroso, ya que, si un empleado no demuestra trabajar lo suficientemente seguro, el riesgo de un accidente en el lugar de trabajo incremente.
  • Los empleados que no reciben procedimientos adecuados de seguridad o protocolos a seguir. Todos saben que el usar maquinaria es peligroso y puede representar un riesgo para aquellos usándola y a otros que están en sus alrededores más cercanos. El informar a una fuerza de trabajo sobre las formas adecuadas de limitar estos riesgos y de responder en una emergencia, reducirá extremadamente las posibilidades de que los trabajadores se pongan a sí mismos y a los demás en riesgo. Las listas de verificación y los protocolos de seguridad no deberían de estar establecidos únicamente para los trabajadores— deberían recibir, los empleados, entrenamiento que los eduque sobre cómo funcionan los procedimientos de seguridad y el cómo acatarlos.
  • Los empleados nuevos no tienen la supervisión adecuada. Cuando un trabajador está recibiendo entrenamiento en el trabajo, es importante que los supervisores permanezcan con el empleado y pongan un alto inmediato a cualquier acción que ponga en riesgo el bienestar de un trabajador o de otros trabajadores en el área.
  • A los empleados no se les proporciona la información detallada sobre los riesgos que son específicos de sus ocupaciones. Un ejemplo de esto son los aprendices en los sitios de construcción que no han sido informados de cómo evitar la electrocución, cómo prevenir caídas de andamios o escaleras y qué formas de equipamiento de protección personal es necesario en el sitio de trabajo.
  • Los empleadores no guardan los registros adecuados de los entrenamientos y las calificaciones que sus empleados recibieron. Es importante, antes de intentar encontrar una solución a un problema, poder evaluar en dónde se encuentra parado. Todos los empleadores deberían ser conscientes de las fortalezas y las debilidades que tienen sus empleados y darle seguimiento a su entrenamiento y las calificaciones son en donde comienza este proceso. En adición a hacer el sitio de trabajo más seguro, es útil para los empleadores usar sus recursos de manera efectiva al proporcionarle entrenamiento a aquellos que lo necesitan en mayor grado.
  • La omisión de empleadores para determinar si un empleado está preparado para sus tareas. A pesar de tener las mejores prácticas en el entrenamiento, las personas quizás no puedan realizar sus tareas y pueden ser aprovechados mejor en otra área o campo en el que podrían sobresalir. Asegurarse de que los empleados entiendan sus tareas y que puedan probar su capacidad lo llevará a un buen camino en proveer un ambiente de trabajo seguro.
  • A los empleados no se les proporcionan alternativas seguras para prácticas que comúnmente resultan en lesiones. Ejemplos incluyen la omisión de ilustrar a un trabajador cómo puede levantar objetos pesados de la mejor forma sin lastimarse la espalda, el no educar a trabajadores de oficinas en cómo evitar fatiga visual excesiva cuando se sientan en frente de una computadora, o la forma correcta de manejar químicos sin exposición a la piel, cara u ojos.
Los Empleadores Deben ser Responsabilizados por Prácticas Pobres de Entrenamiento de Seguridad

Cuando un accidente de trabajo ocurre, ambos, la víctima y el empleador están apurados por señalar culpables. La víctima comúnmente es culpada por no tener la precaución suficiente, un compañero es acusado de comportamiento negligente o el empleador es culpado por no proporcionar un ambiente seguro de trabajo. Puede ser difícil determinar cuáles reclamos son realmente ciertos. El compañero que operaba maquinaria peligrosa puede ser responsable cuando le cause una lesión a alguien más; si nunca se le instruyó para manejar la máquina de manera segura, el empleador puede compartir responsabilidad.

Si una parte de maquinaria pesada lesiona a alguien debido a una falla mecánica, puede determinarse que la persona que operaba dicho equipamiento nunca realizó una revisión de seguridad antes e iniciar su turno. Si el empleador nunca le enseñó al empleado el cómo conducir dicha revisión de seguridad, la responsabilidad puede cambiar directamente al empleador en vez de al empleado. Los entrenamientos de seguridad deben ser un proceso que involucre y ocupe a todos los empleados para que estén aprendiendo constantemente en cómo pueden protegerse a sí mismos y a otros.

En adición a los beneficios de compensación laboral, puede recuperar daños compensativos o punitivos si se determina que el accidente fue resultado de negligencia por parte del empleador. SI ha sido lesionado y siente que su empleador no le proporcionó un entrenamiento de seguridad adecuado o equipamiento a sus empleados, debería buscar representación legal y revisar sus opciones legales, incluyendo las demandas a terceros.

Reseñas de Clientes
★★★★★
Jonathan Rosenfeld fue profesionalmente objetivo, oportuno e informado. Además, su consejo fue extremadamente efectivo con respecto a mi caso. Y, Jonathan fue comprensivo y paciente a cualquiera de mis preguntas o inquietudes. Estuve muy contento con el resultado final y recomiendo mucho a Jonathan Rosenfeld. Michonne Proulx